- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

Por JESÚS RAMÓN SÁNCHEZ CASTILLO

***

Los conflictos de autodesvalorización

¿Será que el paradigma de la patología celular de Virchowd¹, que sostiene que toda enfermedad se pudiese explicar por medio de procesos patológicos en o cerca de las células, se sigue acreditando hoy y así permanecerá, por el deseo de los médicos sintomáticos?

Que tal estimados lectores con el placer de saludarles y tener la oportunidad de seguir compartiendo con ustedes, estos aprendizajes relacionados con el enfoque de un nuevo paradigma en el tratamiento en la recuperación de la salud.

Continuamos:

El tejido adiposo, los músculos, los Tendones y los huesos.

En ellos se manifiestan los conflictos de autodesvalorización, con todos los grados de intensidad posibles, en el momento en que uno acepta la autodesvalorización (simbólica o real).

El tejido adiposo.

Está presente en todo el cuerpo; tiene una función aislante que reduce la pérdida de calor a través de la piel, constituye una reserva de energía importante, protege y sostiene diversos órganos. La función principal de sus células es almacenar los triglicéridos, las grasas neutras. Mario B. tiene diecisiete años, la edad de los primeros escarceos amorosos, pero se siente demasiado delgado; cada vez que una muchacha le mira, lo primero que se te ocurre pensar es: “¡Seguro que piensa que estoy demasiado flaco!” En los veinte años siguientes aparecen unos lipomas en todo su cuerpo, pero, una vez comprendido su problema, todo desaparece en una semana. Se trata de un ligero conflicto de autodesvalorización con respecto a una parte del cuerpo considerada antiestética (por ejemplo, no tener unas piernas bonitas, etc.) que provoca una necrosis del tejido adiposo en la fase activa del conflicto y un lipoma, abundante reconstrucción del tejido, en fase de reparación. A la solución del conflicto el lipoma deja de crecer.

Los músculos estriados y los lisos.

Son los que producen el movimiento que deriva de la alternancia de contracción y relajamiento de los músculos.

Los músculos estriados: (así llamados por la especial disposición de sus fibras) se insertan en los huesos y permiten movimiento del esqueleto;

El músculo cardiaco: está constituido en su mayor parte por el corazón;

Los músculos lisos: se encuentran en las paredes interiores de estructuras huecas (estómago, intestino, órganos abdominales y vasos sanguíneos).

Por lo que se refiere a los músculos estriados, el trauma es siempre el de una ligera autodesvalorización ligada al movimiento: no ser capaz de nadar, de sujetar o rechazar, de defenderse o golpear. De ello se deriva una atrofia muscular en fase activa del conflicto y una hipertrofia en fase de reparación.

En cambio, para los músculos lisos se trata de un conflicto distinto: el de la imposibilidad de hacer avanzar el “bocado” más allá del intestino, con la consiguiente necrosis del músculo en fase activa y un mioma, cólicos intestinales y un aumento de la peristalsis en fase de recuperación.

Los tendones.

Son unos “cordones” de tejido conectivo que tienen por función fijar los músculos a los huesos. En caso de ligera autodesvalorización, correspondiente a la localización del tendón, la fase de simpaticotonía se manifiesta con una necrosis del tendón (por ejemplo, ruptura del tendón de Aquiles) mientras que durante la fase de vagotonía se producirá la reconstrucción del tejido mediante tumefacción.

Los huesos. Constituyen el armazón que sostiene y protege los órganos del cuerpo y que hace posible el movimiento. El hueso es un tejido dinámico que se renueva continuamente, descomponiéndose y regenerándose a todo lo largo de la vida. Si se manifiesta en los huesos, el conflicto de autodesvalorización es más específico e intenso, y provoca una descalcificación de una parte del esqueleto, que puede llegar incluso a la osteólisis (verdaderos agujeros) si el conflicto perdura.

Hasta la próxima.

***

El autor es Ingeniero Agrónomo por la UAS; Licenciado en Economía por la UAN; Licenciado en Comercio Internacional por El IPN. Con una certificación en Facilitador de procesos de cambio con PNL, por la ESPNL: una certificación internacional en Coaching con PNL, por la ESPNL; una certificación internacional en Hipnosis rápida, por la Escuela 360, de España.

Contacto:

Cel. 722 131 28 25. Facebook

Correo: sanchez.castillo03@gmail.com

- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí