Diario La Verdad
Image default
Opinión

La planificación en los negocios, blindaje contra la inestabilidad

POR RICARDO HOMS


En un mundo tan incierto como el de hoy, inestable y dominado por las fuerzas del cambio, la planificación se vuelve fundamental como un ejercicio de disciplina para romper con la peligrosa inercia de la improvisación en los negocios.

La idiosincrasia nacional genera problemáticas que multiplican los riesgos. Uno de los graves problemas de la industria mexicana es la tendencia a buscar soluciones creativas, que caen más en el ámbito de la improvisación, que en el de la estrategia disciplinada.

La disciplina, -que no es parte de la cultura mexicana-, termina siendo una conducta que blinda a las empresas contra los riesgos de la inestabilidad y les permite ser más competitivas.
Habiendo participado en una reunión de trabajo con directivos de la firma de consultoría Advanced Management Consulting Group, -AMCG-, dedicados a la gestión estratégica, la innovación, la gestión de capital humano, el gobierno corporativo y la capacitación ejecutiva, así como la certificación, el tema central de la conversación fue el nuevo contexto de inestabilidad en los negocios derivada de la interrelación e interdependencia que genera la globalización en el ámbito de los mercados, pues añade variables que multiplican los riesgos. Por ellos los mercados abiertos de hoy son más inestables que los mercados cerrados anteriores a la globalización, en los cuales los cambios eran más lentos. De este modo muchas veces con sentido común era posible neutralizar riesgos y capitalizar oportunidades.

En contraste, el contexto de hoy, caracterizado por la interdependencia entre las economías de los países, así como por la ágil movilidad de las empresas, que hoy están a la búsqueda de nuevos mercados en territorios que están fuera de sus países de origen, obligan a cada empresa local a actuar a la defensiva protegiendo su mercado natural, -de origen-, así como a estimular en su cuerpo directivo una visión expansionista que le permita crecer y fortalecerse.

Para lograr esta visión competitiva se hace necesario la instrumentación de sistemas de gestión robustos y disciplinados, que permita dar respuestas planificadas a las nuevas condiciones de los mercados de hoy, caracterizados por un dinamismo desbocado, así como la creación de una cultura altamente competitiva que motive a los cuerpos directivos de las corporaciones a estar atentos, -y en estado de alerta-, para identificar tanto oportunidades como riesgos.

Sólo una estructura organizacional sólida, -guiada por una planificación altamente disciplinada-, logra blindar a las empresas mexicanas para orientarlas hacia una competitividad eficiente y efectiva.

Otra problemática de la industria mexicana es la reticencia a pagar servicios de consultoría, en un entorno de falta de respeto por la propiedad intelectual.

México es un país donde el plagio de ideas es común, pues no se considera un robo patrimonial.

La creatividad intuitiva se confunde con la planeación estratégica, porque a la segunda no se le reconoce el valor que representa el proceso deductivo que integra conocimientos, experiencia y disciplina.
La subjetividad característica de nuestra idiosincrasia estimula el plagio de intangibles, lo cual en el ámbito corporativo se traduce en la tentación de resolver problemas complejos con las ocurrencias de los mismos directivos.

Poco se valora lo que aporta la especialización temática de los consultores, así como el valor agregado de la visión externa, la cual es capaz de romper paradigmas viciados por la visión compartida dentro de la misma organización corporativa, la cual impide identificar y evaluar con objetividad riesgos y oportunidades.

Quizá por ello es una visión global que los terapeutas frente a una problemática personal o familiar, -igual que los médicos-, conscientes de las trampas implícitas en la subjetividad, recurren a un colega que les ayude a obtener una visión objetiva para diagnosticar su propio problema.

La subjetividad natural en los humanos, -acrecentada en la cultura mexicana-, nos condiciona, frente a los diagnósticos de mercado, -por ejemplo-, a maximizar nuestras fortalezas y minimizar nuestras debilidades frente a nuestros competidores.

Al Ries y Jack Trout, -los creadores del concepto Positioning, fundamental en la estrategia de marketing-, en una de sus obras menos conocidas en México, titulada “El marketing de abajo hacia arriba”, definen que al desarrollar una estrategia el común de las personas construye, -a partir de ideas sustentadas en la intuición y la creatividad-, un planteamiento que responde más a sus propias expectativas y a suposiciones, planteamiento que termina socializado entre los niveles de decisión de la empresa y aprobado, para terminar descubriendo no tener los recursos económicos necesarios para impulsar con éxito el proyecto de modo contundente, o en otro caso, no contar con los recursos humanos que puedan instrumentar el proyecto, o la falta de credenciales para darle viabilidad frente a las expectativas del mercado. De este modo el proyecto quizá logre cristalizarse al 10 ó al 15% de su diseño original.

A cambio de ésto, ellos proponen identificar las mejores prácticas de la empresa, las estrategias que han dado los mejores resultados y evaluar la disponibilidad de recursos económicos, en infraestructura y humanos y alinearlos de modo tal que hagan sinergias entre sí y construyan una poderosa respuesta que cubra las necesidades de la empresa, -o en el ámbito comercial-, defina una estrategia altamente competitiva.

Las charlas con los directivos de las empresas de consultoría generalmente resultan enriquecedoras, como lo fue la que tuve con los directivos de Advanced Management Consulting Group, corporativo vinculado con Tantum Group y Tantum Trainings.

¿A usted qué le parece?

***

Twitter: @homsricardo

Noticias relacionadas

Deja un comentario