Diario La Verdad
Image default
Opinión

Archivo Confidencial | El miedo de Amlo… y lo que sigue 

POR ARMANDO VÁSQUEZ A. 


POR DECRETO, violentando toda base constitucional –aunque lo niegue–, López Obrador trasladará la Guardia Nacional operativa y administrativa a Sedena conforme lo indicó en su mañanera de este lunes. ¿Motivos?, ¿nomás por que sus chicharrones truenan… ?, ¿“Qué no me salgan conque la ley es la ley”? según dijo en su momento y consideró de seguridad nacional la continuación del quinto tramo de su tren maya sin importarle la afectación del ecosistema.

Ya le entregó al ejército las ganancias del AIFA, las construcciones de sus obras faraónicas, todos los puestos de las aduanas despidiendo a los civiles, el manejo de las vías ferroviarias, no ha de tardar en otorgarle el control de las carreteras junto con las casetas de peaje aunque sean muchas de ellas de particulares y por supuesto, de seguro se avecina una regulación en materia de comunicación al estilo Corea y países socialistas que cerraron sus fronteras y manejan su propio internet así como la censura en redes sociales.

Durante su campaña en 2006 y 2012, como candidato, López Obrador repetía una y otra vez la necesidad de regresar a los militares a sus cuarteles y que una vez en la presidencia lo haría en seis meses. Repitió hasta el cansancio que no militarizaría al país. https://bit.ly/3QrjXNV

Como justificante para militarizar al país en materia de seguridad, manejó que le dejaron un cochinero los presidentes anteriores, que los legisladores se opondrían –como lo anunciaron así como la defensa del INE–, a esa propuesta de modificación constitucional como lo hicieron con la reforma eléctrica y bla, bla, bla. Claro, negó que sea una militarización primero y luego habló de que no hay que tenerle miedo a esa transformación. Más bla, bla. Su delirio ya raya en lo insano.

La ONU le dijo que no militarizara al país. https://bit.ly/3A4u2ei  Lo mismo hizo Amnistía Internacional en abril del 2020. https://bit.ly/3bFDVFP

Reconocidos analistas como Guillermo Guevara establecen que la labor del ejército debe ser atender las amenazas de seguridad nacional y de apoyo en caso de catástrofes y que los principales responsables de la provisión de seguridad pública son los policías por el entrenamiento recibido. https://bit.ly/3A3wQs1

Juan Carlos Romero Puga establece en su análisis “El falso discurso contra la militarización”, que el artículo 129 constitucional le da vida operativa al ejército mexicano: “En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá Comandancias Militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de las tropas”.  https://bit.ly/3zAAZ5a

Ana Vanessa Cárdenas Zanatta, especialista en seguridad, fue clara al establecer que el regreso sorpresivo de las fuerzas armadas a las calles es el miedo del Gobierno a una “crisis social y de gobernanza’’, por la falta de empleo y las dificultades económicas en los sectores productivos, además del fracaso de la Guardia Nacional, según señalaron especialistas en materia de seguridad según dijo y abundó el año pasado que “es irreversible una fuerte crisis social y de gobernanza en el corto plazo’’. https://bit.ly/3bDI1yq

Hay un rosario de pensadores en el tema en el cual la constante es que la militariación acarreará que no se respetarán los derechos humanos, la pudrición y complicidad de quienes manejan las fuerzas armadas, la separación de roles en la seguridad pública, pero hay otros que adelantan lo que sigue, como ha ocurrido en países del mundo donde se da este paso presentado por López Obrador y que hablan del Estado de Excepción como un paso real para el ejercicio de una tiranía.

El Estado de Excepción estimado lector, es la aplicación de un dispositivo constitucional –en el caso de México justificado en el artículo 29–, que “puede ser utilizado por un jefe de estado en caso de que exista una situación de desorden o de conflictos que perturben el orden interno de una nación con el objeto de poder hacerle frente de manera adecuada. Cuando se establece un estado de excepción en una zona del país, automáticamente los derechos fundamentales de los ciudadanos residentes de dicha zona quedan suspendidos de manera parcial o total”. https://bit.ly/3JHmcKP

Las consecuencias son previsibles: Es un mecanismo de defensa en el cual pueden llegar a suspenderse todas las garantías constitucionales dejando al país incluso, bajo un toque de queda alegando la existencia de un grave peligro o conflicto y aunque en la Constitución habla de la aprobación del Congreso de la Unión, “qué no me salgan conque la ley es la ley”.

¿Qué datos tendrá López Obrador que le obligaron apresuradamente a militarizar la seguridad pública pues no creo que haya sido una de sus ocurrencias como nos tiene acostumbrado en sus cuatro años de gobierno y que se supone dicha iniciativa entraría al legislativo para su debate?

Y es que su decreto –fuera de que recibirá contra estrategias legales–, que se supone se publicará en estos días, encenderá la polémica nacional en medios informativos que impulsarán la figura de López Obrador a niveles de dictador, ¿por qué lo anunció este lunes?… Sin duda tendremos una respuesta rápida.

Por lo pronto su hijo menor ya está fuera del país, en Londres.  https://bit.ly/3BTYCZy

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Noticias relacionadas

Deja un comentario