Diario La Verdad
Image default
Opinión

Desde Holanda | Ana Frank, la vlogger

Por DIANETH PÉREZ ARREOLA

Imaginemos que Ana Frank recibió como regalo por sus trece años de vida, no un diario sino una cámara de video. En este supuesto se basa la miniserie de quince capítulos que la Organización Casa de Ana Frank ha lanzado en la plataforma YouTube y que terminará el 4 de mayo, cuando Holanda recuerda a los caídos de la segunda guerra mundial.

Ana, famosa por el recuento que hace en su diario sobre los casi dos años y medio que pasó escondida en una casa en Ámsterdam, narra ahora en videos de pocos minutos cómo era vivir oculta de los nazis; un esfuerzo que busca hacer llegar este pasaje de la historia a las nuevas generaciones utilizando sus propias herramientas.

La casa de Ana Frank es uno de los sitios de interés de visita obligada en Ámsterdam. Su popularidad es tanta que el museo vende boletos de entrada con día y hora específicos y por lo general agotados por el siguiente par de meses.

El edificio está ubicado en el corazón de la ciudad, junto al Canal del Príncipe y al lado de la iglesia del oeste. Una vez dentro de la casa parece un museo moderno, con vitrinas que contienen varias ediciones en distintos idiomas del famoso diario, fotografías y objetos. Pero detrás de un pequeño librero de madera se esconden unas viejas escaleras que llevan hacia las habitaciones ocultas.

Ya desde la vista de las estrechas y empinadas escaleras se siente una pizca de claustrofobia y la tristeza de quien se dirige a los aposentos de un condenado a muerte. En las habitaciones se ha congelado el tiempo y es duro imaginarse un encierro así sin televisión ni internet, tecnologías que ahora nos hacen la cuarentena más llevadera.

Las ocho personas que vivían en la casa compartían un baño, y no podían jalar de la cadena durante el día para no despertar sospechas en los trabajadores del almacén de hierbas y especias que estaba abajo. Con el paso del tiempo recibir provisiones se hizo cada vez más difícil.

En una de las habitaciones está un juego de mesa que ayudaba a pasar el tiempo a los habitantes de aquel refugio. Es un juego parecido al monopolio, donde se comercializaban acciones de varios productos, como tabaco, aceite y azúcar. Lo invito a hacer un recorrido virtual aquí: https://www.annefrank.org/es/ana-frank/la-casa-de-atras/

Pero regresemos a la versión vlogger de Ana Frank. Por desgracia aún no se puede ver la serie en México, Estados Unidos y España porque los derechos de autor aún no han expirado en estos países. Mientras que en Europa los derechos de autor expiran una vez transcurridos setenta años de la muerte del autor, en otros países la legislación es diferente. En Europa el primer capítulo, publicado el mes pasado, tiene más de 300 mil vistas.

Este año se cumplirán 75 años del fin de la segunda guerra mundial. Quedan pocas personas que puedan contar de primera mano los horrores del holocausto y por este motivo se ha buscado una fórmula íntima -Ana se dirige directamente al espectador en todo momento- e innovadora de acercar a niños y jóvenes al Diario de Ana Frank.

****

La autora es periodista mexicana con residencia en Holanda.

Contacto: arreola4@hotmail.com

Noticias relacionadas

Deja un comentario