- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

Por SANDRA RUIZ

***

¡Felicidades!… son los primeros deseos cuando uno da a conocer que será padre. Y casi de inmediato llegan las expectativas de lo que será. Si será niña, si será niño, como se llamara etc.  Y de momento no dejamos cabida para darnos cuenta de que la felicidad viene cargada de mucha responsabilidad.

Nuestras vidas cambiaran, solo nuestro cuerpo en el caso de la madre, cambiaran nuestros horarios, nuestra alimentación, nuestros sueños, nuestras aspiraciones y lo que es inevitable. Nunca más volveremos a dormir como tranquilos. Y esto no es un mal presagio ¡no! De ninguna manera. Es una realidad inevitable.

Muchos niños que llegan a los hogares donde existe una ingenua suposición de que todo el conocimiento y el entendimiento necesario para el cuidado y la enseñanza del bebe ira surgiendo conforme lo necesitamos, o iremos aprendiendo sobre la marcha como diríamos más coloquialmente.

Cuando un mecánico, o un ingeniero, se integra al trabajo, se da cuenta de que lleva los conocimientos universitarios suficientes para calificar como buen empleado o profesionista, sin embargo, al iniciar su trabajo, se da cuenta de que realmente desconoce todo y tendrá que aprender muchas cosas para llegar a ser un buen profesionista. Y sobre todo crecerá teniendo las mejores máquinas, las mejores personas que lo guiaran, que lo enseñaran y de las cuales tomara los mejores consejos.

Así más o menos es una crianza, el tener a un niño tal vez y no siempre de eso hay que estar conscientes, es lo más fácil, pero la convivencia diaria, el ir día a  día resolviendo problemas, tomando decisiones, guiándolo de la manera correcta, formando su carácter de la mejor manera, desarrollar en el niño, una personalidad sana, limpia, una seguridad y autoestima, siempre tenemos loa mejores deseos, las mejores meas, los más grandes sueños. Pero a veces es necesario tener un mucho de realidad. No quiero decir con ello que lo que soñamos no se cumplirá. ¡No! Simplemente que debemos ser cauteloso en lo que hacemos para que eso se logre. Debemos de aplicar las reglas de una buena crianza.

Sobre todo debemos de escuchar a los que saben aconsejarlos, a los que conocen etc. Y sobre todo saber cómo tratar a ese nuevo ser. Primeramente preguntémonos  ¿qué es un niño?  En lugar de tratar al recién nacido como a un objeto del más frágil cristal, adoptemos una perspectiva real y veamos lo que en efecto es un niño. En primer lugar, él es un ser humano. Es una copia exacta de ustedes, pero en miniatura. Probablemente tiene, aunque a veces es difícil discernir a tan tierna edad, el aspecto de ustedes, la misma naturaleza, la misma voz, y algunos de sus talentos. Y no obstante, él es también un individuo con una mente definitivamente muy propia.

Y en esa perspectiva debemos de tratarlo, si bien es cierto que depende al cien de nosotros los padres, también es muy real que todos los comportamientos buenos o malos, son resultado de la manera en que un hijo es tratado. No se es un hijo con problemas de la noche a la maña. Ni tampoco existen hijo modelo, solo existen hijos con buenos modelos de crianza y con modelos equivocados.

También es importante saber que no existen padres modelos, ni buenos o malos, solo equivocados en las herramientas de crianza. Cuando algo no está funcionando, cuando dudamos si es correcto o no es el momento de buscar ayuda y soluciones.

Recuerde que la crianza de los hijos es un trabajo día a  día, y que los hijos inician siendo tan dependientes y de repente crecen y pareciera que no nos necesitan más. Y los hijos siempre nos van a necesitar. Pero hay que crecer conjuntamente con ellos, hay que conocerlos y saber que siente, muy importante, que le gusta, que desean y siempre inculcarles confianza, seguridad y tener la capacidad para aceptar sus derrotas y reconocer sus triunfos. Que no siempre se gana a veces se pierde, pero que perdiendo ganamos. Es muy necesario apoyar a los hijos, acompañarlos, orientarlos, educarlos para que crezcan, para que resuelvan sus dudas sus problemas y que el día de mañana sea capaces de tomar las mejores decisiones y si se equivocan no hay problema hay que rectificar y seguir adelante. Siempre adelante. Las derrotas solo son piedras en el camino nunca barreras. Por ello los padres debemos de tener el cuidado de no sobre proteger a los hijos y pretender prepararles el camino, cada quien debe hacer su propio camino.

***

La autora es Lic. En Psicología por la UNAM; Lic. En Derecho por la Unison.

Contacto:

Facebook: https://www.facebook.com/SANDRA RUIZ

Twitter: https://twitter.com/@RUIZCAST

Correo: slrc2206@hotmail.com

- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí