- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos


Por ENRIQUE OCHOA

***

Hay una historia Bíblica que me gusta mucho, es la que relata un episodio en la vida del rey Nabucodonosor, les cuento:

Un día el gobernante de Babilonia salió a su terraza, contemplaba su territorio y pronunció unas palabras que lo condenaron: “¡Miren que grande es Babilonia! Yo, con mi gran poder, la edifiqué como capital de mi reino, para dejar muestras de mi grandeza” en el pasaje Bíblico su soberbia tuvo una respuesta inmediata:

“Todavía estaba hablando el rey cuando se escuchó una voz del cielo, la voz decía: oye esto rey Nabucodonosor. Tu reino ya no te pertenece, hasta que reconozcas que el Dios altísimo tiene poder sobre las naciones de la tierra y que es el quien pone como gobernante a quien Él quiere”

Siempre me he preguntado porque los hombres de poder se llenan de soberbia, orgullo y toman decisiones que van contra toda lógica, contra todo consejo, contra todo sentido común.

Hitler tenía dominada prácticamente toda Europa cuando decide que puede ampliar sus territorios invadiendo Rusia. Le aconsejaron que no lo hiciera pero él contra toda prudencia decidió hacerlo. Planeó una campaña relámpago, según sus cálculos cuatro meses le bastarían para tener subyugada a la nación Rusa, ni chamarra les dio a sus soldados, se desocuparían antes de necesitarlas, sin embargo,  jamás lo lograron, una serie de errores estratégicos atribuibles totalmente a Hitler y el crudo invierno ruso le jugaron una mala pasada al ejército alemán.

Hitler intervino en cada decisión estratégica durante la guerra, haciendo imposible la vida de los generales alemanes. Fue su idea atacar Stalingrado y mantener sitiada la ciudad por tanto tiempo y se negó a retirar las tropas cuando sus generales se lo pidieron. Fue su idea la batalla de Kursk, la cual, nuevamente sus generales le dijeron que no ordenara esa ofensiva ya que los rusos estaban preparados para recibir el ataque. El frente ruso como definitorio para la derrota nazi.

Ejemplos históricos hay muchísimos, gobernantes que intentan ejercicios a todas luces imposibles de realizar llevando a sus naciones (llenas de ciudadanos ignorantes de su realidad) a catástrofes sociales.

Hay un término para dicho padecimiento, la enfermedad derivada de tener un exceso de poder se llama Hibris, es un concepto griego que puede traducirse como ‘desmesura’ del orgullo y la arrogancia esto producido por tener poder desmedido.

Un psiquiatra británico, David Owen, hizo un estudio científico al respecto y lo publicó en algunas revistas científicas (Brain, Neurology,  etc).

Según Owen el proceso del padecimiento tiene las siguientes etapas: “El héroe se gana la gloria y la aclamación al obtener un éxito inusitado contra todo pronóstico. La experiencia se le sube a la cabeza y empieza a tratar a los demás, simples mortales corrientes, con desprecio y desdén, y llega a tener tanta fe en sus propias facultades que empieza a creerse capaz de cualquier cosa”.

El asunto es que dicho exceso de confianza en sí mismo lleva al líder a interpretar equivocadamente la realidad que lo rodea y a cometer errores. “Al final se lleva su merecido y se encuentra con su némesis, que lo destruye”, remata Owen.

Algunas características de este padecimiento son:

  • Ve el mundo como un lugar para autoglorificarse a través del uso del poder.
  • Muestra una preocupación exagerada por la imagen y la presentación.
  • Exhibe celo mesiánico y exaltación en su discurso.
  • Usa el “nosotros” en la conversación.
  • Se dice responsable sólo ante Dios o la historia.
  • Pierde contacto con la realidad.
  • Recurre a la imprudencia y las acciones impulsivas.
  • Esgrime la rectitud moral para obviar consideraciones prácticas.
  • Muestra incompetencia al no tener en cuenta la adecuada formulación de las políticas.

Estimado lector, ¿Identifica usted alguna de estas características en el presidente de nuestra nación? Un presidente que regala dinero como principal política pública, un presidente que trata a la iniciativa privada como sus enemigos. Un presidente que gasta cientos de miles de millones de pesos en un aeropuerto que no se va a realizar. Un presidente que se niega a adoptar las medidas necesarias desde su gobierno para paliar una pandemia (México fue el único país del mundo con un sub ejercicio en sector salud durante 2020, a propósito, The Guardian le atribuye como responsabilidad por políticas publicas entre 100,000 y 200,000 muertes). Un presidente que no corrige el rumbo a pesar del enorme costo en vidas. Un presidente que ataca las energías limpias, un presidente que apoya a delincuentes como candidatos, un presidente que convierte a sus hijos en magnates, un presidente que sin pudor ni recato miente diariamente. Un presidente que ve como los costos de vida de su país aumentan mientras las opciones de ingreso disminuyen por su culpa.

Yo no sé si el presidente este loco de poder, lo que sí sé es que sus decisiones merecen el título de locura y las consecuencias de dichas decisiones ya nos alcanzaron. Si no actuamos como ciudadanos y equilibramos los poderes vamos hacía una catástrofe social y económica sin precedentes. “Si quieres probar el carácter de un hombre dale poder” Abraham Lincoln.

- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí