- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

Después de casi trece años de ministerio, el sacerdote Sergio Hugo Trujillo Durazo dejará Navojoa marcando huella en la fe y afectos

Por Miriam Millán

Que la fe no es algo etéreo pues se hace compromiso real hacia los más necesitados y vulnerables, y que la esperanza constituye el motor en esta vida, son dos enseñanzas que Navojoa dejó al sacerdote Sergio Hugo Trujillo Durazo en los casi trece años que marcó huella y trazó caminos entre la feligresía.

Trujillo Durazo, actual párroco del Sagrado Corazón de Jesús, resulta sin duda uno de los personajes religiosos más carismáticos y queridos por los católicos navojoenses pero está a punto de retirarse a una nueva enmienda en su ministerio dispuesta por la Diócesis de Ciudad Obregón.

“Simón respondió: Maestro hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes”, es la frase bíblica inscrita en Lucas 5,5 preferida de dicho Presbítero, repetida una y otra vez en sus momentos de reflexión, de necesidad de fortaleza y paz.

La historia de la labor evangelizadora de Trujillo Durazo en Navojoa inició en agosto del 2008 con el arribo a la parroquia de Nuestra Señora del Carmen después de pasar diez años como maestro formador y Prefecto en el Seminario Diocesano de Ciudad Obregón.

En esa iglesia permaneció hasta el 1 de noviembre del 2013 cuando dentro de los cambios cíclicos ordenados por el Obispado fue asignado como el nuevo párroco del Sagrado Corazón de Jesús cuyo capítulo cerrará el próximo sábado 20.

Con 23 años como sacerdote, más de la mitad de ellos los ha vivido en esta ciudad, sembrando la semilla de la fe, la solidaridad y nobleza en el corazón de una comunidad que gustosa le abrió las puertas un día y lo acogió como un “hijo adoptivo” que extrañará siempre con ilusión del retorno.

Con la cuenta regresiva en marcha y los sentimientos encontrados de la tristeza por la inminente partida y el cambio que vendrá con confianza para bien, Trujillo Durazo abre sus pensamientos y revela a LA VERDAD las valoraciones preciadas de más de una década de entrega y dedicación.

He aquí las frases cortas, sencillas pero llenas de realidades que descubren al Sacerdote pero también al ser humano que un día dijo “SÍ” a Dios con la promesa de una fidelidad en el día a día, de hacer en su nombre camino al andar.

¿Qué será lo más grato que recuerde de Navojoa?

Su gente y el trato amable que siempre tuvo conmigo, siempre generosos y atentos.

¿Qué huella considera que deja su ministerio en esta ciudad?

No lo sé, espero haber sido instrumento de la misericordia y el amor de Dios.

¿Cuál es el legado para las dos parroquias en que estuvo aquí comisionado, la aportación?

No llego a tanto, solo espero haber podido acompañar el caminar de tanta gente, sintonizando con sus penas y gozos, con sus anhelos y esperanzas, y sobre todo siendo puente para que se encontraran con el Dios en que creemos.

¿Qué le enseñó Navojoa?

Que la fe se hace compromiso, especialmente en la atención a los más necesitados y vulnerables, que la esperanza es un motor fundamental en nuestra vida, que trabajando juntos podemos ser colaboradores excelentes del proyecto de Dios para nuestras vidas

¿De qué se despojó en el ámbito personal y como religioso?

De nada, al contrario, me colmaron de infinidad de bendiciones.

¿Con que valores relaciona a los navojoenses?

Generosidad, ayuda, solidaridad.

¿Qué fue lo más difícil de sobrellevar en toda la estadía en esta ciudad?

Nada, todo fue una bella experiencia de vida.

¿En qué considera le marcó la estadía en Navojoa?

Realmente me enseñó a ser sacerdote y pastor.

¿Como sacerdote, cuál fue la enseñanza que dejó la pandemia del Covid-19?

El gran corazón para compartir y socorrer la necesidad de los hermanos, me enseñó que todos estamos en la misma barca y todos somos responsables de todos, que nadie puede desentenderse del hermano sin buscar la manera de solidarizarse.

¿En qué fue lo primero que pensó cuando recibió la noticia del cambio por parte del Obispo?

Me costará trabajo dejar esta bella tierra de gente tan generosa y amable.

¿Qué talento considera que valoró el Obispo para encomendarle el manejo de la economía de la Diócesis, aparte de su asignación en Catedral?

No lo sé, eso hay que preguntarle a él.

En una retrospectiva de reflexión, si tuviera que decirle algo al Padre Hugo Trujillo que llegó y al que se va ¿qué sería?

No olvides esta tierra y su gente que te enseñó la pureza de la fe y la prontitud para socorrer las necesidades de los demás.

El día de la partida, cuando cruce el puente del Río Mayo y deje atrás a la ciudad ¿qué pedirá para los navojoenses?

Que mantengan la esperanza en Dios, que se mantengan unidos para trabajar en proyectos en bien de los más necesitados.

¿Le gustaría regresar a Navojoa?

Lo que Dios me encomiende, lo haré con gusto.

¿Cómo resume estos casi trece años en una ciudad que lo adoptó como uno de sus personajes públicos más carismáticos y queridos?

Con un Gracias.

****

“Gracias por estos casi 13 años de caminar con ustedes, fue una bendición de Dios para mí”

SERGIO HUGO TRUJILLO DURAZO
PÁRROCO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí