- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

 

 

Por Enrique Ochoa

***

El pasado fin de semana me di tiempo de ver una de mis películas favoritas, El Padrino, parte II y aunque la he visto decenas de veces una escena me llamó a la reflexión. Michael Corleone es invitado a pasar los festejos de Año Nuevo en el Palacio de Gobierno de Cuba en una fecha histórica: 1 de enero de 1959. Ese fue el día en el que la revolución cubana triunfó y Fulgencio Batista el presidente cubano es depuesto del poder.

Lo que llamó mi atención es la escena posterior al anuncio de Batista, el director de la película Francis Ford Coppola retrata una Habana que esa noche vivió dos caras: una gran cantidad de personas huyendo de la isla por los medios posibles (el llamado primer exilio). En otra escena la película retrata gente festejando (destruyendo propiedades) felices por el triunfo de la revolución.

No es mi intención debatir sobre el régimen Castrista, sé que hay muchos defensores de las ideas revolucionarias, gente que usa al Che en sus playeras y al mismo tiempo se comunica desde sus iPhone.

Según la historia después de que la familia Castro asumió el poder en la isla, millones de personas han decidido salir de Cuba; el gobierno abrió las puertas en algunas ocasiones para que sus ciudadanos pudieran huir de su nación de manera legal (sé que suena increíblemente estúpido) pero, tan sólo en 1980 en el llamado éxodo Mariel 135,000 cubanos huyeron de la isla. Desde 1959 mucha gente ha intentado salir, unos con éxito y otros han muerto en el intento.

La semana pasada leí un artículo que también me puso a reflexionar, el autor Javier Marías escribió un análisis en el diario El País acerca de cómo el ser humano ha perdido la capacidad de ver el peligro. En su escrito hace referencia al Covid-19, como hoy en día, con millones de muertos en el mundo, hay quien niega la existencia del virus o bien lo atribuye a conspiraciones de élites que sólo existen en su cabeza. Marías también hace referencia al peligro que entrañan los gobernantes, pone de ejemplo a Castro, Chávez, Maduro, Trump, Bolsonaro, Johnson, Obrador, gobernantes elegidos democráticamente que han sido negativos para sus gobernados, en muchos de estos casos las sociedades no se han dado por enteradas del peligro que asumieron hasta que es demasiado tarde.

Las crisis regularmente no son espontáneas, la destrucción de un país no es de un día a otro, se va dando de manera paulatina, pero hay muchos síntomas antes de la destrucción total.

Los siguientes son indicadores de nuestro país que recopila Reyes Heroles en su columna del día de hoy:

“Corte al 2021. El 44.5% de la población no ingresa lo suficiente para comprar la canasta básica. Los trabajadores han retirado más de 20,000 millones de pesos de las Afores. La inversión privada se desplomó más de 33%. La Inversión Extranjera Directa cayó casi 12%. En Estado de derecho —de acuerdo con World Justice Proyect— caímos 24 sitiales. El Inegi muestra una caída económica del 4.4 por ciento en enero. La producción de PEMEX está en el mínimo de 41 años. En dos años, la empresa perdió 1.2 billones, el equivalente a 10 aeropuertos de Santa Lucía, tres millones de tratamientos de cáncer de mama, 1,200 hospitales de alta especialidad o 12 mil millones de dosis de vacunas, somos 126 millones.

A las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) se les invertirá, este año, 1,133,301 mdp.”.

No sé si estos indicadores sean suficiente señal de alarma para nosotros. No estoy invitando a montarnos en una balsa y tomar el Pacífico, la invitación, es más bien, a reflexionar sobre nuestras condiciones y la urgente necesidad de tomar conciencia de nuestra realidad y como cambiarla.

Las personas que huyeron de Cuba la noche que triunfó la Revolución fueron capaces de percibir lo que se avecinaba, huyeron en el mejor momento, no esperaron a que se deteriorara su calidad de vida, no esperaron a que les racionaran el alimento; no esperaron a ser parte de la lista de presos políticos o de fusilados (características del régimen Castrista).

¿Qué pasó con los que festejaron esa noche el triunfo de la revolución, que paso con los que se quedaron en Cuba, que paso con su descendencia? Te invito a que te tomes un minuto y te imagines las posibilidades de sus destinos.

- Anuncio -
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí