- Anuncio -
escuela 911
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

Miedo sí, pánico no

Por Raúl Ruiz
La sensación de miedo es normal.

Eso lo hace común.

Tener miedo es tan común que hay que reírnos de nuestros miedos.

Así lo hacía (y lo sigue haciendo), ese gran comediante y actor que es Woody Allen, quien repite cuando le preguntan sí tiene miedo:

“El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro”, responde el también Director de cine.

De hecho, está probado que el miedo puede ser, si cuidamos que no se desborde, una actitud defensiva.

Lo que si no es sano es tener pánico.

Eso sí que es dañino.

Al pasar del miedo al pánico está confirmado por los expertos que elevamos nuestra producción de adrenalina y cortisol, para preparar al cuerpo a reaccionar ante lo que pueda venir.

Ello, en automático, provoca que disminuyan los leucocitos o glóbulos blancos, células que defienden de posibles infecciones, y la principal barrera de nuestro sistema inmune.

Ello nos deja en alto riesgo de contraer enfermedades.

Nuestro cuerpo se convierte entonces en presa fácil del virus del Covid-19.

Hay un autor brasileño, Augusto Cury, quien es psicólogo especializado en el estudio de la inteligencia y como el cerebro asimila los conocimientos, que ha escrito tres libros titulados “Ansiedad”.

En su argumentación central de la obra el especialista, quien ha vendido 30 millones de libros en 17 diferentes países, sostiene que, en estos tiempos de pandemia, el miedo es el virus más grave que puede afectar a los seres humanos.

“… Hace que entremos en pánico y tomemos actitudes irracionales como discriminar a los demás, desarrollar una ansiedad grave y en algunos casos causar depresión y perder la habilidad para reinventar y responder inteligentemente en situaciones estresantes”, considera.

Es por ello que sugiere trabajar en lo que los terapeutas llaman “gestión de emociones” con el fin de prevenir que nuestra salud psíquica sea infectada por nuestros miedos, desesperaciones y ansiedades.

El pánico, lo anormal

Hay otra especialista, la argentina Claudia Borensztejn, quien ha ganado espacios de opinión pública durante esta pandemia por sus asertivas opiniones sobre la salud mental.

Ella sostiene que la mente, el aparato psíquico y el mundo interno de las personas reaccionan a la llegada de esta pandemia con mucha angustia porque se trata objetivamente y realmente de una situación angustiante y preocupante.

Hasta ahí, dice la especialista coincidiendo con Kury, todo es normal, pero se vuelve anormal cuando reaccionamos con pánico.

Y sostiene que el miedo es una preocupación real, es un signo de conexión con la realidad, pero el pánico, no.

“…El pánico no deja vivir a las personas y tenemos que seguir viviendo con las restricciones que nos impongan. Ambos sentimientos se contagian. Sin embargo, existe una diferencia entre el miedo y el pánico…”

No entremos en pánico

En los últimos días, los testimonios de los amigos, de los seres queridos, y de los familiares de las víctimas del coronavirus revelan que el miedo ha terminado, en muchos casos, con la vida de quienes perdieron la batalla contra la letal enfermedad.

Hay que aclarar que es el pánico lo que los ha terminado por asfixiar.

Por eso, nos no angustiemos, ni angustiemos a quienes se preocupan por nosotros.

El coronavirus ahí estará por mucho tiempo, pero no entremos en pánico, nosotros al final lo derrotaremos.

****

No se abrume

La Sociedad de lucha contra el cáncer ha identificado algunos síntomas y la manera de enfrentarlos para hacerlos más pasajeros:

Si tiene estos síntomas…

1.- Se siente ansioso o abrumado.

2.- Tiene dificultad para pensar, resolver problemas o tomar decisiones (incluso sobre cosas insignificantes).

3.- Se siente agitado, irritable, inquieto o aterrorizado.

4.- Luce tenso o parecer tenso.

5.- Tiene preocupación sobre la “pérdida de control”.

6.- Vive la sensación de que algo malo va a ocurrir.

7.- Registra temblores o estremecimiento.

8.- Sufre de dolores de cabeza.

9.- Tiene arranques de enojo o se siente malhumorado con otros.

10.- Registra dificultad para sobrellevar el cansancio, el dolor, las náuseas y otros síntomas.

11.- Tiene dificultades para dormir o descansar.

… debe hacer esto

1.- Platique sobre los sentimientos y temores que usted o sus familiares puedan tener. Es normal sentir tristeza y frustración.

2.- Decida junto a su familia o la persona que le cuida que cosas pueden hacer para apoyarse mutuamente.

3.- No se culpe a sí mismo ni a otros cuando sienta ansiedad o temor. En su lugar, ponga atención a sus ideas, inquietudes y creencias sobre lo que ha estado pasando con su vida, y hable acerca de ello.

4.- Busque ayuda de un especialista.

5.- Utilice la oración, meditación u otros tipos de apoyo espiritual.

6.- Intente la respiración profunda y los ejercicios de relajación varias veces al día (Por ejemplo, cierre sus ojos, respire profundamente, concéntrese en cada parte de su cuerpo y relájela, empezando por los dedos de los pies y terminando en la cabeza. Al relajarse, imagínese en un lugar agradable, como en alguna playa con brisa o una pradera asoleada).

7.- Reduzca el consumo de cafeína (café, té, bebidas energéticas). Esto puede empeorar la ansiedad.

Fuente: Sociedad Americana contra el Cáncer.

- Anuncio -
escuela 911
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí