- Anuncio -
escuela 911
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

Por ZEFERINO SÁNCHEZ

En estos días de reclusión obligada, se ha vuelto perceptible un sentimiento compartido que es el de la incertidumbre, en tanto que muchos nos preguntamos cuánto tiempo tomará salir de esta pandemia y qué sucederá el día después.

Independientemente del grave riesgo de salud pública, cuya atención debe ser la prioridad de los responsables de la atención esta emergencia, ya estamos inmersos en una crisis económica global (la enésima), que de no tomarse las medidas adecuadas puede derivar en una gran crisis social.

He leído y escuchado diversas opiniones que me parecen calificadas, en el sentido de que después de esta crisis, algunas cosas tendrán que cambiar.

En primer lugar, la manera en que nos relacionamos como sociedad.

La sana distancia a la que estamos sujetos ahora, debe ser una lección que no podemos ignorar: la obligación de mantenernos en casa para evitar contagios no solo tiene el propósito de cuida la salud propia sino que además es un acto de solidaridad con los demás

Esa solidaridad que practicamos poco y que consiste simplemente en cuidarnos los unos a los otros, en todos los sentidos.

Esta crisis también debe mover a una profunda reflexión acerca de la forma en que somos gobernados, no sólo en México sino en el resto del mundo.

Es indispensable recuperar el valor de los bienes públicos, que entre otras cosas son las instituciones públicas que deben procurar un estado de bienestar para todos los ciudadanos, pues esa es su razón de existir.

La pandemia del coronavirus ha puesto en evidencia en muchas partes del mundo que dinamitar las instituciones públicas en aras de privatizaciones para hacer negocios con los servicios sociales, o la mal entendida austeridad, ahora está cobrando la factura.

Está sucediendo en México y en algunos países de Europa, que dejaron de invertir en sus sistemas de salud a raíz de la crisis económica de 2008.

Es de llamar la atención que Estados Unidos, el país más rico del mundo, se está viendo desbordado por la pandemia, simplemente porque no cuenta con un con un sólido sistema de salud pública.

Tienen más camas en las cárceles que en los hospitales.

Los países del mundo requieren Estados fuertes con instituciones públicas fuertes.

Es paradójico que cuanto se trata de hacer dinero, los dueños de los grandes capitales no quieren regulación del Estado, pero en cuanto estalla una crisis recurren a este para que recoja los platos rotos.

Ojalá esta crisis nos deje grandes lecciones.

Es necesario cambiar muchos paradigmas.

Es asombroso que el confinamiento al que estamos sujetos en muchas ciudades del mundo ha contribuido a reducir de manera sensible los niveles de contaminación.

Como dijo alguien, los seres humanos somos el virus de nuestro planeta.

***

El autor es ex funcionario público y actualmente se desempeña en el sector privado.

- Anuncio -
escuela 911
Este espacio puede ser tuyo
Este espacio pueder ser tuyo 2
Carga Gasolina
Lunes de ahorro
Dr. Sergio Humberto
El general restaurant bar
promocionar clinica
analisis clinicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí