La Tusa y el empoderamiento femenino

Por Raúl Ruiz
Hasta ayer a las 22:00 horas el video de la canción “La Tusa”, uno de los éxitos musicales más asombrosos de los últimos años, registraba 525 millones 379 mil 992 reproducciones en Youtube ….

… y contando.

La canción, interpretada por la colombiana Karol G y la oriunda de Trinidad y Tobago, la antillana Nicki Minaj, fue lanzada el pasado 7 de noviembre del 2019.

Eso indica que en apenas 3 meses ha rotó casi todos los récords de ese sitio de visualización de videos.

Es la envidia de cualquiera en el mundo de la música.

“La Tusa”, cuya canción habla de una mujer despechada (porque un hombre le pagó mal, dice la letra), que decide liberarse de ello y se va a divertir.

Es una palabra colombiana que se refiere al dolor que produce el rompimiento amoroso que no se puede olvidar:

“Está entusada o entusado”, dicen los colombianos para referirse a quien sufre mal de amores.

La mezcla de esas dos cantantes, una juvenil colombiana, casi novata (28 años), y otra joven pero no tanto (38 años), pero exitosa Nicky Minaj, fue por invitación de la primera.

La segunda ni siquiera se imaginaba un dueto de ese tipo…pero tampoco el estruendoso éxito que juntas han obtenido.

¿Pero en que radica el éxito de la pegajosa canción que debate su ritmo entre el reguetón, el pop y las baladas románticas?

En que, acorde con los nuevos tiempos, es un instrumento más para empoderar a las mujeres.

Esto es dinamita pura en tiempos del feminismo, en muchos casos, a ultranza.

La canción llama a la rebelión de las despechadas:

“Ella se cansó de ser buena”, “Ahora es ella la que los usa”… dice la letra y remata:

“Ahora soy una chica mala”, “Ella se cura con rumba”, “Se pone a perrear”.

La canción recupera lo que los especialistas en el estudio de la conducta humana concluyen:

Los seres humanos son libres por naturaleza y por eso cuando se sienten atrapados, como la protagonista de “La Tusa”, y logran escaparse, se liberan.

A veces con excesos como lo dice la propia letra de la escuchada canción.

Está en la naturaleza humana.

Manon García, una brillante filósofa francesa, y quien actualmente es maestra de varias de las principales universidades de Estados Unidos (entre ellas Harvard, Princeton y Yale) sostiene que lo que hace que los seres humanos lo sean, es su inclinación hacia la libertad.

Cuando eso se pierde, asegura la estudiosa, el costo es altísimo.

“… La sumisión tiene un costo enorme: renunciar a algo precioso en la existencia como es la libertad de decidir cómo queremos llevar nuestra vida…”.

Eso explicaría porque es tan explosivo el efecto de “La Tusa”: El escape de la relación amorosa que relata la canción, del “entusamiento”, se vuelve una vorágine de sentimientos que termina en el otro extremo.

Quizás hasta en el libertinaje, de acuerdo con lo que detalla como excesos la contagiosa canción.

Los hombres hacen coro

Otro de los efectos en la conducta social que ha dejado “La Tusa”, es la forma con que los hombres, los responsables del despecho de la protagonista de la canción (que puede ser cualquier mujer) han asumido el ritmo y letra de la canción.

Se ha vuelto viral la producción de videos caseros en las que, grupos de hombres, generalmente en medio de las parrandas, parodian la canción y la asumen como suya.

En tiempos de empoderamiento femenino eso es bueno: Ponen su parte y se dejan llevar en esa corriente a favor de las mujeres.

Eso es bueno, porque como asegura el antropólogo español, Rixtar Bacete, nos guste o no, tenemos que tener en cuenta que la igualdad real, el cambio profundo, transformador y permanente, no será posible sin la incorporación significativa de los hombres a las prácticas y valores igualitarios.

A lo mejor por eso, en los videos que se han viralizado, hay algo de liberador como lo dice el estudio ibérico:

“… La buena noticia es que el feminismo es un regalo de humanidad para los hombres, que ha venido a liberarnos, y aunque la mayoría de nosotros no seamos conscientes, también necesitamos emanciparnos…”.

Bueno, cada quien lo hace a su modo.

Algunos, incluso, hasta parecer un poco ridículos.

Se vale, mientras sea por las mujeres, nuestras benditas mujeres.

****

FRASE TESTIMONIAL:

“… Los seres humanos sean seres humanos es una inclinación hacia la libertad. Y por eso pienso que la sumisión tiene un coste enorme: renunciar a algo precioso en la existencia como es la libertad de decidir cómo queremos llevar nuestra vida…” Manon Garcia, filósofa francesa

****

“… No abandonemos a los niños. Necesitamos que los nuevos hombres crezcan rodeados de referentes igualitarios, de modelos y prácticas donde la masculinidad hegemónica, lo mayoritario, lo normal, sean los hombres buenos, pacíficos, cuidadores y tiernos…” Rixtar Bacete, Antrópologo

****

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here