Por Francisco Rodríguez S.

Es  uno de los jugadores más bajos de estatura que participan en grandes ligas.

Pero el venezolano segunda base de los Astros de Houston se ha convertido en un ídolo por su habilidad bateadora, la pasión que derrama en el terreno y su especial recorrido por los senderos. Como si imitara al gran Pete Rose.

Ha sido varias veces campeón de bateo y posee cierto poder con el madero.

Fue el más valioso en la serie mundial del 2017 ganada por los Astros.

Y el año pasado colocó a los Astros en la serie mundial ante los Nacionales de Washington con aquel oportuno cuadrangular en el sexto juego ante los Yanquis y a una veloz recta del cubano Aroldis Chapman.

Altuve debió haberse ayudado el 2017 del sistema electrónico inventado para el robo de las señales del receptor.

Es un detalle muy vago si se quiere pero ayuda al bateador el saber con qué lanzamiento te vendrá el serpentinero.

Rob Manfred, alto comisionado, asegura que los Astros robaron señas el 2017 y parte del 2018, pero ya el 2019 no fueron implicados.

Sin embargo, los Yanquis no piensan lo mismo.

Gary Sánchez, receptor de los Yanquis, cree que Altuve supo qué lanzamiento le soltaría Chapman cuando le sacudió aquel cuadrangular.

Porque vio cómo se cubría el pecho Altuve y les pedía cuidado a sus emocionados compañeros temiendo que le desgarraran el camisón cuando llegaba al dugout.

Sánchez supone que Altuve  cuidaba que no le estrujaran el jersey porque por ahí guardaba el aparato con que captaba la señal.

“Algo de ello debió haber sido porque si yo pego un jonrón de ésos no me importaría que me desgarraran hasta los pantalones”, comentó.

Cierto o falso el caso es que los Astros y sus especialistas en el hurto de señas generaron críticas por todos lados.

En Los Ángeles la fanaticada de los Dodgers critica a Manfred por no haber aplicado un castigo más severo a los Astros, cuyos jugadores debieron, dicen, ser despedidos por completo del beisbol.

En otros temas, este año entran en vigor en las mayores dos nuevos cambios. Uno de ellos que un pitcher cuando venga al relevo deberá enfrentar al menos a tres bateadores o terminar la entrada.

La otra es que los managers tendrán ahora 20 segundos y no 30 para solicitar alguna apelación que deba definirse a través de las repeticiones de la TV.

Vamos a ver cómo le va al zurdo sinaloense Óliver Pérez tan impuesto a los relevos situacionales con los Indios de Cleveland donde, como se sabe, se convertirá en el mexicano con más temporadas en las mayores, superando a Aurelio Rodríguez, Fernando Valenzuela y Juan Gabriel Castro quienes se sostuvieron durante 17 campañas.

El sonorense de Magdalena, Luis Urías, confía en que aparecerá en los line-ups de los Cerveceros de Milwaukee desde el primer día.

Los Dodgers de Los Ángeles presentaron al cañonero Mokie Betts y al pitcher David Price con los que piensan terminar con la sequía de obtener  otra serie mundial.

Betts fue el más valioso de la Liga Americana el 2018 y se une a Cody Bellinger que ganó tal premio pero de la Nacional el año pasado.

Por su parte, Price tiene en su haber un Cy Young obtenido el 2012.

La pelota de verano en México inicia el 7 de Abril con 16 equipos predominando Estados Unidos en el aporte de refuerzos extranjeros con 30, Dominicana tiene 29, Venezuela 19 y Cuba 13.

Jesse Castillo se arregló con los Bravos de León, luego de jugar en invierno en Venezuela.

Leones de Yucatán que serán tripulados por Gerónimo Gil, Rojos del Águila, Olmecas de Tabasco, Rieleros de Aguascalientes y Acereros de Monclova son otras casacas que ha presentado antes Castillo.

Me imagino que Víctor Cuevas Valenzuela, presidente de los Mayos, tiene entre sus prioridades el caso del Jesse, con quien quizá logre un buen cambio considerando que el zurdito Víctor Mendoza ha venido supliendo bien a Castillo en la primera base.

Alonso Téllez reaparecerá con los Toros de Tijuana como coach de la primera almohadilla, bajo las órdenes del manager Omar Vizquel.

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, anuncia que bajarán a diez rounds todas las peleas exceptuando las de campeonato mundial.

“Son dos rounds que en el futuro a la hora de sus retiros los boxeadores agradecerán no haber subido al ring”, explicó Mauricio quien heredó la presidencia del CMB de su padre José Sulaimán mismo que bajó de 15 a 12 rounds las peleas de campeonato y colocó una cuerda más al ring para mayor protección de los peleadores.

Todo sea por cuidar mejor al boxeador.

BUENOS DÍAS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here